Con la llegada del invierno y las bajas temperaturas debemos de adoptar una serie de medidas con las que proteger a nuestra mascota del frío propio de esta época del año, ya que en caso contrario, la salud de nuestro animal puede verse resentida.

Es por eso que desde Clínica Veterinaria Zarpa en Cuenca os queremos dar algunos consejos para mantener a vuestra mascota protegida y minimizar el riesgo de que su salud se vea afectada por el frío invernal durante estos meses.

Hemos de prestar especial atención a los perros que presentan una mayor vulnerabilidad al frío, cachorros, perros ancianos, razas pequeñas y las que cuentan con poco pelo, así como los que han sufrido o tienden a sufrir enfermedades respiratorias. En contraposición, las razas nórdicas son las más resistentes frente a las bajas temperaturas, aunque también deben recibir cuidados para garantizar su bienestar.

Alimentación, clave para la salud de tu mascota en invierno

Es importante no descuidar la alimentación de nuestra mascota en ningún momento del año y mucho menos en invierno. Puesto que una adecuada alimentación favorecerá y estimulará el sistema inmunitario de nuestro animal, reduciendo las posibilidades de que enferme.

Durante esta época del año los perros tienden a comer más para conservar mejor el calor durante el día, por lo que sí es recomendable aumentar ligeramente sus raciones. Sin embargo, debemos vigilar su dieta y procurar que realice ejercicio con el fin de que el aumento de la ingesta calórica no se traduzca en sobrepeso. En el caso de que vivamos en una zona con temperaturas muy bajas, debemos revisar a diario el cuenco de agua de nuestra mascota para comprobar que esta no se haya congelado.

A la hora de sacarlo de paseo

Es importante que nuestra mascota no pase períodos de tiempo muy prolongados en el exterior con el fin de que conserve la temperatura corporal.  En cuanto a los paseos, podemos reducir su duración para evitar que nuestra mascota padezca las bajas temperaturas, así como tratar de sacarlo durante las horas de menor frío.

Debido a la humedad, lluvia y el frío en muchas ocasiones nuestra mascota regresa a casa mojada o con el pelaje humedecido tras el paseo. En estas ocasiones es fundamental que la sequemos adecuadamente para evitar que sufra cualquier tipo de resfriado o catarro (que se manifiestan con estornudos y tos, entre otros síntomas) por culpa del frío. A la hora de secarlo debemos prestar especial atención a las patas, pecho, abdomen y axilas.

En el caso de perros ancianos debemos prestar aún más atención a esta cuestión dado que su mayor vulnerabilidad debido a la edad puede hacer que el catarro derive en bronquitis o incluso neumonía.

Asimismo, debemos prestar atención a sus patas y almohadillas puesto que al estar estas en contacto directo con el suelo, en ocasiones se agrietan y sufren lesiones por culpa del frío.

En caso de que observemos que nuestro perro comienza a tiritar debemos interrumpir el paseo y regresar a casa.

Evitar los cambios bruscos de temperatura

También debemos evitar los cambios bruscos de temperatura en nuestras salidas al exterior que pueden provocar nuestro perro enferme. En caso de que tengamos la calefacción puesta en nuestro hogar y nos dispongamos a sacar de paseo a nuestro perro, es recomendable apagarla 10 minutos antes para que nuestro can no experimente un cambio tan drástico de temperatura al salir a la calle.

Ropa y abrigos para mascotas

Pese a no ser siempre necesarios, sí pueden ser de gran ayuda para ayudar a que nuestra mascota conserve mejor el calor, especialmente en caso de perros que sufran artrosis

Necesitan un lugar para descansar y protegerse del frío

Es muy importante que nuestra mascota cuente con una camita con una manta para resguardarse del frío en invierno, por lo que debemos adquirir una para que mantenga la temperatura corporal durante esta época. También debemos evitar que esté expuesto a corrientes de aire, situando su cama en un lugar protegido de éstas.

En el caso de que nuestra mascota viva en el exterior es fundamental que le proporcionemos una caseta resistente al frío y que cuente con un interior cómodo y caliente para soportar mejor el crudo invierno.

El consejo del veterinario, la mejor ayuda para proteger a tu mascota en invierno.

Lo mejor siempre es acudir al veterinario para que este nos asesore e indique las medidas adaptadas a las necesidades de nuestra mascota con el fin de mantenerla protegida del frío en invierno, con lo que asegurarle el mejor estado de salud y calidad de vida a pesar de la llegada de las bajas temperaturas.

Esperamos que esta serie de recomendaciones te ayuden a cuidar mejor de tu mascota durante el invierno y podáis disfrutar más juntos de esta época del año.

Dale la mejor protección a tu mascota con Clínica Veterinaria Zarpa en Cuenca, 25 años de experiencia nos avalan

En Clínica Veterinaria Zarpa en Cuenca te brindaremos el mejor asesoramiento y consejo veterinarios, fruto de nuestros más de 25 años de experiencia cuidando de la salud de tu mascota para que tu animal se mantenga sano y fuerte todo el invierno. Acude a nuestra clínica y dale la mejor protección veterinaria a tu mascota.

¡Te esperamos!

 

No lo dejes pasar, pide tu cita hoy

Pide tu cita ahoraConoce nuestras campañas

#FrenarLaCurva